lunes, 22 de junio de 2015

torta de chocolate blanco

Tengo que admitir que no soy muy fan del chocolate blanco. Poco fan. Nada fan. Digamos que no lo como. Y mi vida gira alrededor del chocolate; pero no blanco... bueh, si es lo único que hay un mordisco le doy, pero prefiero tenerlo lejos...


Hecha toda la introducción hacia mi relación con el chocolate blanco, procedo con esta receta.
Iba siendo hora de que lo metiera un poco en la cocina, tenía un par de barras de chocolate Águila de cuando hicimos estos videos, y había que usarlas para algo.


Después de mucho pensar, googlear y buscar, encontré esta torta francesa que "mi amigo personal" David Lebovitz (me twiteaaaaa) le pidió prestada a una revista.
Esta buena. No la voy a hacer todos los días, pero vale la pena incorporarla al recetario, y si te gusta el chocolate blanco, indudablemente tenes que probarla.


Es la torta ideal para que Paulina Cocina la recomiende en su menú semanal para merendar, por ejemplo.
Erroneamente terminó un trozo en la heladera, y el error remitió en algo absolutamente recomendable! Un par de horas de heladera, y es casi un bombón en forma de torta! Imperdible.


No tengo mucho más que decir al respecto, sólo que espero volver antes por acá, ya que tengo un par de recetas guardadas, y unos cuantos limones de quinta para aprovechar.

domingo, 31 de mayo de 2015

torta mendicrim | la clásica torta one bowl

Allá por los años 80, el queso Mendicrim sacó lo que luego se transformó en un hito de las tortas fáciles y caseras.


Empezaba la tendencia de mamás modernas, que pueden hacer una torta, trabajar, ir de compras, cuidar a los hijos... y está torta era para ellas.


Al principio la repartían en una hoja, tamaño carpeta y ya agujereada, para que fácilmente pasara a formar parte del recetario de mamá; con el tiempo empezó a venir en la tapita metálica del queso.
Con más tiempo, Mendicrim pasó a una multinacional, y se perdió la torta en el camino.


Esta, como tantas otras tortas one bowl, tienen como característica principal no sólo usar un recipiente para la mezcla y no ensuciar tanto, sino que también sus ingredientes se miden tan sólo con el pote del queso, haciéndola sencilla, limpia, rápida y práctica para la "mujer moderna".


Esa época, que el Mendicrim encontraba su lugar en el mundo, también nacía la chocotorta.
Creo que, entre este papel de Mendicrim, y las recetas de Anteojito, deben haber sido una de las primeras recetas que me dejaron hacer sola, con la parte horno fuera de mi alcance, claro.


Y de lo rica que salía, por supuesto que era un clásico. Después nos vamos olvidando. Mi mamá no la hizo más, yo no la hice más, las preparaciones se volvieron más sofisticadas, y finalmente la chocotorta le ganó el espacio a la torta Mendicrim, aunque no es lo mismo.


Una receta para volver a poner en el recetario, virtual o de papel, y probar todas las versiones que se les ocurra! Ni decir que apenas puse la torta en instagram, fue furor! Claro! Si era tan rica, fácil y todos la conocíamos!


Esta vez, yo hice la clásica de vainilla, para recordarla tal cual era. Y le termine agregando una cobertura de chocolate, basada en esta receta de Paula, pero improvisando, ya que no tenía todos los ingredientes.
Esta torta es ideal para agregar a un menú semanal, como el que propone Paulina Cocina, ya que es fácil, y se puede tener lista para cualquier merienda sin pensar demasiado.

sábado, 23 de mayo de 2015

revista jengibre 9 | para cuando llegue el frío

Finalmente salió la primera edición del año de Revista Jengibre.
Esta vez decidimos hacer dos publicaciones en el año: una que abarque el frío y recetas suculentas de otoño/invierno, y la otra que saldrá con el calor.
Pareciera que el frío no llega más por estos lados, pero para esperarlo con todas las ollas humeantes, la revista ya está para disfrutar!


En esta edición, somos Revista Jengibre (además de quien les habla!):
-Silvia Álvarez López, que nos lleva de paseo por un encantador pueblito español y nos comparte algunas de sus recetas.
-Lucía Divano, con sus pines estacionales y tendencias online.
-Vicky Fernández, que nos comparte sus hallazgos para Almacén Feliz.
-Mariana Gabis, con sus prácticas recetas.
-Las amigas más fieles de la casa (perdón por el único niño que nos acompaña), con recetas para probar si o si: Natalia Kiako, Rocío Lazarczuk, Mana Le Calvet, Felicia Lim, Anahí Logioco, Agustina Martínez Alcorta y Carolina Puga (las famosas del grupo:), y Melisa Codina y Alejandro Ispani.
-Alejandra Peiró, con una ilustración tan dulce y emblemática del frío, que no te van a dar ganas de desayunar en otro lado!
-Y las genias de Paula Montenegro y Judith Rychter, que se coparon con mi locura, y sacaron las fotos más espectaculares del mundo! Además de los fideos más improvisados pero ricos que se pueden disfrutar con amigas.

Esperemos entonces que la temperatura nos de el ok, y tengamos todo listo para comer rico en casa, con amigos, familia, o cuando sea!

sábado, 16 de mayo de 2015

batatas caramelizadas con manteca de salvia | #frd2015

15 de mayo. Este año cayó 15 de mayo el Food Revolution Day. Ese movimiento que empezó hace unos años el chef inglés Jamie Oliver, buscando convencernos de que comer mejor es posible, y es mejor! (valga la redundancia).


Para años anteriores ya amasé pan, hice una clásica comfort food, y usé una básica pero riquísima receta del mismo Jamie para hacer papas al horno.


Este año, siguiendo con recetas sencillas pero ricas y bien caseras, opté por cambiar las papas al horno por batatas, y darles una vuelta de tuerca para que comer siempre lo mismo no nos aburra y nos desvíe del objetivo básico del movimiento: comamos mejor.


Estas batatas están inspiradas en una receta que me crucé en Expo World Recipes, parte de la Feria Mundial que se hace este año en Milán.


Me acuerdo cuando era chica, no sólo había ferias mundiales y era algo muy importante, si no que había un anuario, un libro, con info de todos los países y de todas las índoles, todas compiladas. En casa siempre estaba. Todos los años aparecía en la biblioteca el nuevo ejemplar de... y se me fue el nombre de la cabeza! Almanaque Mundial! Gracias S.


domingo, 10 de mayo de 2015

fudge de chocolate con azúcar de bourbon y sal

El fudge es una especie de caramelo gomoso.
No es tan fácil hacer caramelos. Hay que calentar el azúcar al punto correcto, para que no quede granulada pero tampoco se queme. Hay que lograr la consistencia justa entre gomoso y duro, no debe ser pegajoso pero tampoco debe romperte los dientes... un montón de vueltas y paciencia.


El fudge es más o menos parecido: generalmente el punto del caramelo no está logrado y queda muy granulado, se percibe muchos los granitos de azúcar. Por lo menos eso me paso a mi todas las veces que probé uno casero.


Pero cuando me crucé con esta receta, no me pude contener: chocolate, bourbon y sal. Tenía que probarla.
Y resultó que para hacer este fudge no se hacía ningún caramelo, ni se utilizaba ningún termómetro. Ya estaba decidido entonces, apenas llegara finalmente el frío, iba a aprovechar un regalo extraordinario que requería de una receta extraordinaria, y ese receta era este fudge. El regalo en cuestión? Una barra de pasta pura de cacao peruano. Esas cosas que sabiendo que no deberías te intrigan y las probas igual. Así de puro y amargo era este chocolate.


También resulto que tenía otras cosas extraordinarias bajo la manga, como vainilla de Tahiti (también tenía de Dubai, pero serán para un helado, tal vez), pirámides de sal muy sutil, mi bourbon favorito...
Dos pequeños ingredientes no tenía: leche condensada y azúcar rubio.


Del primero, pude capturar la última lata que quedaba en el super, y para mi desgracia, ya con la receta avanzada me di cuenta que era descremada! Nunca supuse que existía tal cosa: leche condensada descremada! Para que dieta puede servir si es pura azúcar? Pero bueno, ya estaba en la olla a esa altura...


Azúcar rubio no conseguí, así que entre negra y blanca opte por la blanca, por el contraste que hace con el chocolate. Pero la rubia es ideal, para distinguir bien en la cobertura que es azúcar y que es sal.
La receta es increíblemente fácil, considerando todo lo dicho anteriormente.
Y el sabor es indescriptible.